Acuerdo con Melina Merki, abogada de familia

Me complace haber llegado a un acuerdo abierto de colaboración con la abogada de familia Melina Merki. Son muchas las personas que acuden a un abogado de familia para resolver problemas de convivencia, divorcios, etc. Poder ofrecer, caso de plantearse, la posibilidad de pedir la nulidad matrimonial es siempre un complemento que el abogado suma a la oferta que se hace a las parejas con problemas.

Como ya es sabido, la nulidad matrimonial, es un recurso que la ley canónica de la Iglesia pone a disposición de los fieles para que puedan incoar un procedimiento ante los tribunales eclesiásticos que, en muchos casos, puede resolver una situación dolorosa habida en la convivencia conyugal y familiar.

Conocer la ley canónica y servirse de ella es algo lícito, normal y absolutamente necesario para poder ejercer los derechos de los fieles cristianos que se han casado por la Iglesia y dudan acerca de si su matrimonio es o no válido.

La colaboración entre los abogados canónicos y los civiles es también del todo imprescindible para después de haber conseguido una nulidad matrimonial, se pueda pedir su homologación en los tribunales civiles con todas las consecuencias jurídicas que ello comporta.

Estas consecuencias jurídicas posteriores a la homologación de la nulidad canónica vendrán condicionadas por los distintos capítulos de nulidad por los que se ha declarado nulo el matrimonio.

Las distintas colaboraciones abiertas que enriquecen a los profesionales del derecho ayudan a la gente a conseguir un mejor ejercicio de sus derechos, en este caso civiles y canónicos.

Francisco (Xisco) Cardona Vidal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.